Curanderos

Desde épocas remotas houngans y mambos (curanderos) han aplicado la técnica del vudú con el fin de aliviar enfermedades. Adquiera su Manual de Hechizos Vudú AQUÍ

Curandero vudu sanando una persona

Rituales utilizados por los curanderos

A continuación se detallará de qué forma pueden realizarse distintos rituales vudú según el objetivo que se esté buscando a través de los curanderos.

Para aliviar el dolor

El ritual vudú que se realiza para obtener este beneficio es el siguiente. El houngan o la mambo, sacrifica un canino y utiliza su cabeza para frotarla realizando la señal de la cruz sobre los sectores del cuerpo que se encuentren enfermos y despierten dolor.

Para sanar los desequilibrios de la psiquis

Para lograr excelentes resultados en este tipo de afecciones, se debe preparar una poción con una pizca de polvo de hueso molido, algunas plumas claras de ave, raicillas, brotes, herbajes y una cucharada sopera de aguardiente. Esta preparación se coloca luego en una uña de una vaca y posteriormente se embadurna con ella la cabeza del enfermo.
En la actualidad algunos practicantes del vudú afirman cuando la persona delira o enloquece es causa de almas perversas que han entrado en su cuerpo.
Por este motivo, en países como Haití, se practican diferentes rituales vudú con el fin de combatir los trastornos mentales atacando a estos espíritus. La ceremonia consiste en provocar que el enfermo disminuya su conciencia al máximo y logre un profundo estado de tranquilidad. De esta forma se estimula a las almas maliciosas que se esconden en su cuerpo para que salgan y la persona pueda sanarse.
Una vez que el individuo dormido reacciona y recupera su conciencia, se evidencia que el mismo ha sanado completamente.

Para combatir las afecciones de huesos y articulaciones

Se cree que para sanar estas afecciones, que de por si son muy molestas y ocasionan severos malestares en las personas, los curanderos apelan a realizar lo siguiente. Cuando el reloj marque exactamente la medianoche, se introduce al afectado en una pieza desocupada junto a un pato vivo, luego se cierran todas las puertas y ventanas de la habitación y se espera toda la madrugada. Es importante que en la pieza no haya ningún otro elemento. A la mañana siguiente se le permite salir del encierro al enfermo y se comprueba que el mismo haya sanado. Finalmente se libera al pato.

Frasco donde realizar las pociones

Mordedura de gusanos y arácnidos

Aunque un mordisco de alguna de estas alimañas podría ser letal, utilizando la magia vudú los curanderos aseguran poder eliminar la mortal toxina introducida por estos pequeños animales en el cuerpo humano, aunque no está comprobado científicamente, es por eso que le recomendamos que si le ocurre algo similar ACUDA A LA MEDICINA TRADICIONAL.
Para fabricar el supuesto contraveneno se debe sacrificar a la alimaña responsable del mordisco o picadura. Luego se friega con el animal la zona afectada y se lo guarda en un botellón de clairin. A continuación se toman tres tragos de brebaje dulce. El contraveneno anulara la toxina inyectada por la alimaña, según dicen los brujos vudu.

Para sanar a una persona querida

Para llevar a cabo este propósito, en primer lugar se debe humedecer el muñeco vudú con abundante óleo santo. A continuación la persona que se encuentra realizando el maleficio, ya sea el houngan o la mambo, debe mojar sus manos con óleo aromatizado exclusivo y masajear la cabeza del muñeco vudú, momento en el cual debe pronunciar las siguientes palabras. “¡Te encuentras muy enfermo y abatido, alíviate!, ¡te repondrás, alíviate!, ¡alíviate!”.

Posteriormente se prepara una solución aceitosa compuesta por óleo aromatizado Rosemary, óleo Vudú, polvo maldito y óleo perfumado de flores. Todos los componentes antes mencionados deben disponerse en las mismas proporciones, revolviendo enérgicamente para lograr una mezcla homogénea. Una vez que la solución esta pronta, se utiliza la misma para humedecer el muñeco vudú. Concomitantemente deben pronunciarse nuevamente las palabras antes mencionadas y reiterarlas siete veces seguidas. Luego se tapa el muñeco con un retazo tela escarlata y se lo esconde en un sitio oscuro y abandonado.
Cabe destacar que durante los tres días siguientes debe repetirse el ritual desde el momento en que se moja el muñeco vudú con la solución aceitosa en adelante. Finalmente, el mismo debe guardarse nuevamente durante una semana más. Una vez cumplido este tiempo, se incinera el muñeco vudú y sus restos son lanzados al aire puro.